Tiendas fantasma: qué son y por qué están triunfando en 2021

Las grandes cadenas de distribución apuestan por las tiendas fantasma como nuevo método de distribución ante el crecimiento de los pedidos online.



El crecimiento de los pedidos online a raíz de la pandemia está generando varias tendencias innovadoras en el ámbito de la distribución y la logística. Una de las más interesantes es la de las tiendas fantasma, un modelo que ya están aplicando las grandes cadenas de alimentación y que consiste en mantener locales cerrados al público con el único objetivo de acercarse a los núcleos urbanos y agilizar el servicio online.


Estas tiendas fantasma están organizadas de forma muy similar a los supermercados tradicionales, a excepción de la línea de cajas, que desaparece a la vez que los clientes. “Todo está pensando y organizado para facilitar a los empleados que completen los pedidos con la máxima rapidez y atender la demanda que durante el confinamiento se triplicó”, explica Diego Sebastián de Erice, director de Ecommerce de Dia, en un reciente artículo.


Las tiendas fantasma (o dark stores) tienen origen en los supermercados estadounidenses y británicos, que buscaban una forma de satisfacer el gran número de pedidos a domicilio. Y, bajo este modelo, la eficiencia es clave. “Están exentos de las restricciones horarias comerciales, tienen menos personal, pero más formado con lo que se consigue más calidad y más eficiencia en la entrega por una mejor planificación de los envíos”, comenta un experto en el sector.


Este modelo ha sido aplicado en los últimos meses por la mayoría de cadenas de alimentación, entre las que destaca Mercadona, que ha llamado “colmenas” a sus tiendas fantasma. En el caso de la compañía valenciana, detrás de este proyecto se encuentra la hija de su presidente, Juana Roig, que también ha dirigido el equipo que ha transformado por completo la web del gigante de la alimentación.


Otros ejemplos de la proliferación de las tiendas fantasma se pueden encontrar en Dia, que mantiene 14 establecimientos de este tipo en España; o El Corte Inglés, que hace poco cerró al público su tienda Bricor de Alcalá de Henares para transformarla en una dark store con capacidad para gestionar más de 1.000 pedidos diarios.


De las tiendas fantasma a las cocinas fantasma

La tendencia de las tiendas fantasma también ha llegado al sector de la hostelería. Los pedidos a domicilio también han experimentado un crecimiento notable en este segmento tras la llegada de la pandemia, y las principales enseñas están apostando por la idea. Aunque, en este caso, se llaman cocinas fantasma.


En este caso, existen empresas que están diseñando este tipo de espacios -de unos 20 metros cuadrados- para pequeños emprendedores que quieren poner en marcha un negocio de hostelería 100% online. La inversión inicial es reducida, de apenas 20.000 euros, y la relación con sus clientes se realiza a través de las apps de reparto, como Uber Eats, Glovo o Just Eat.


Así, mientras el crecimiento del comercio electrónico parece no echar el freno en 2021, el concepto de tiendas fantasma está generando una nueva forma de negocio que puede ser aplicada tanto por las grandes cadenas de alimentación como por los pequeños emprendedores del sector de la hostelería. Las oportunidades en este sector son variadas. Esto nos trae el portal Emprendedores

0 comentarios
Suscríbete a nuestro Boletín Electrónico
 

Contáctenos:

  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social LinkedIn

© 2019 Paqtum Sektore