Iniciar un negocio: 3 formas en que lo estás complicando más de lo que debería ser

Si cometes alguno de estos tres errores, podrías estarte saboteando tú mismo.


Iniciar un negocio: 3 formas en que lo estás complicando más de lo que debería ser

Nadie dijo que iniciar un negocio fuera fácil. De hecho, muchas personas repiten el viejo refrán: "Si fuera fácil, todos lo harían". El punto es que no todo el mundo está dispuesto o es capaz de iniciar una empresa o hacer negocios. Pero a quienes sí lo hacen les espera un camino sinuoso y una montaña rusa.


En esencia, va a ser difícil. Es para lo que te comprometiste. ¿También accediste a hacer el camino más difícil de recorrer cargando un bulto de 20 kilos en tu espalda? Eso es lo que haces cuando cometes estos tres errores:

1. Hacer todo tú solo

Sé que quieres ser 'el llanero solitario' y luchar tú mismo en cada tarea que implica iniciar un negocio. Tu razonamiento es que así ahorrarás el preciado dinero que necesitas para tu startup. Pero, ¿eso es verdad? ¿Has calculado el valor de tu tiempo?


Es un error común creer que ahorrarás dinero si haces todo tú mismo con poco o ningún apoyo. El perfeccionismo y las personalidades Tipo A a menudo pueden entorpecer el delegar o compartir el trabajo. Pero si tu tiempo está mejor invertido haciendo cosas que realmente te dejarán dinero, en vez de revisar y responder obsesivamente correos electrónicos, es mejor que contrates a alguien.

2. Crear tu propio sitio web

He creado muchos sitios web durante los últimos 14 años. Algunos eran mejores que otros, ya que mis habilidades siempre mejoraban. Pero, a menos que también seas diseñador de sitios web, no deberías pasar semanas, meses o años haciendo tú mismo tu página de internet. Hay mejores formas de usar tu tiempo y dinero. Además, si no eres diseñador de ningún tipo, es posible que no estés familiarizado con las mejores prácticas para sitios web en tu industria o para lograr tu objetivo específico.


No se trata de elegir entre hacerlo tú mismo o pagar por un sitio web de 10,000 dólares. Hay muchos diseñadores de websites que pueden poner tu página en funcionamiento. Ya que recién estás empezando, descarta los detalles impactantes y simplemente apuesta por un sitio web funcional que haga el trabajo. No hay necesidad de animaciones extravagantes y demás. Conéctate y gana dinero.


3. Hacer demasiadas cosas a la vez

El espacio online es conocido por crear FOMO ('fear of missing out' o miedo a perderse de algo) y hacerte creer que para ser un buen y exitoso emprendedor, debes estar en todas las redes sociales y crear todo tipo de contenido posible. Pero si estás tratando de tener un blog, un podcast y un canal de YouTube por tu cuenta y luego esperas estar completamente presente en otras cinco redes sociales, estás diluyendo tus esfuerzos. Es una receta para el desastre y el burnout.


En vez de eso, pasa un tiempo averiguando en dónde pasa el rato tu público cuando está en línea y busca ahí. Quizás estén en Clubhouse. Quizás el cliente de tus sueños esté en LinkedIn. Te garantizo que tu audiencia no está por igual en todas partes de la web, así que tú tampoco necesitas hacerlo. Elige dos redes sociales y mantén una presencia total ahí. Escoge un canal para contenido, ya sea un blog, un podcast o un canal de YouTube, y apuéstale todo. Si eliges sabiamente tus batallas, podrás llegar mejor a tu público meta, encontrar a los clientes de tus sueños y ser la solución para aquello que los mantienen despiertos por la noche.


Al final, los empresarios exitosos y sabios no se programan para el burnout. Crean un plan y se apegan a él hasta que tienen éxito. Es muy fácil distraerse con la nueva y mejorada app, plataforma, contenido o consejo para generar clientes potenciales. Sigue una ruta hasta que tengas éxito, pide ayuda y deja que un profesional diseñe ese sitio web. Sal de tu propio camino y deja de ser un obstáculo para tu propio éxito. Entrepreneur

0 comentarios
  • Facebook
  • Twitter
  • Icono negro LinkedIn

Noticias de economía empresarial y finanzas

Manténgase 
Informado
Suscríbete a nuestro Boletín Electrónico

¡Gracias por tu mensaje!