• Sectores

En Panamá se produce el café más caro del mundo, cuesta USD 1000 la libra


En un ritual cuasi religioso, los catadores anotan en una hoja o en una aplicación digital las características de las diferentes muestras provenientes de la finca Elida Estate, en la localidad de Boquete, a 320 kilómetros al oeste de Ciudad de Panamá.


En un lote de ese terreno, ubicado a 1800 metros de altitud, se cultivó una modalidad de café geisha cuya libra (454 gramos) fue vendida a una casa japonesa en 2019 por 1029 dólares, durante la subasta virtual que cada año realizan productores de países cafeteros.


El geisha "es una variedad sumamente exótica que sobresale de lejos sobre la variedad que le sigue a nivel mundial", dice a la AFP Wilford Lamastus, propietario, junto a su familia, de Elida Estate.

Mercado de lujo

El estadounidense Justin Boudeman ha construido en su casa de Boquete un laboratorio para mejorar su producción de geisha orgánico. Su marca Longboard Coffee alcanzó en una subasta los 318 dólares por libra.


"Nosotros nunca vamos a competir a nivel de commodity (materia prima). Nosotros somos una especialidad y un artículo de lujo, y ese es nuestro nicho de mercado, y ese mercado lo tenemos en Asia, aunque se está abriendo en todo el mundo", afirma.



Características del café

El café panameño se cultiva en las tierras altas de la provincia de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica. Allí, decenas de cafetales son cosechados, en su mayoría, por indígenas Ngäbe Buglé, que ven aliviada su situación de pobreza durante la recolección.


Según los productores, el secreto se debe a que el grano se cosecha en zonas montañosas superiores a 1600 metros, en las faldas del volcán Barú, en un microclima frío y lluvioso entre los dos océanos cercanos.


Las bajas temperaturas durante la cosecha, entre diciembre y abril, la persistente lluvia y la neblina hacen que el grano de café geisha, originario de Etiopía, madure más lentamente, lo que hace resaltar su dulzura y sabor.


"El geisha tiene un sabor muy fuerte, eso es lo que le gusta a la gente de afuera", indica Cirilo Montezuma, indígena catador Ngäbe Buglé.


Su sabor se caracteriza por delicados aromas florales de cítricos, jazmín, orquídea, y sabores frutales de melocotón, pera, durazno, naranja y chocolate, entre otros.

Tras oler el grano molido, olfatearlo con agua y probarlo en sorbos cortos y secos, el coreano Mike Seong, director de Jemi Coffee, toma nota del aroma, fragancia y sabor. Durante 10 años ha sido importador en este rubro y ha viajado por una decena de países analizándolo.


"El café de Panamá tiene un aroma bello, profundo y elegante", describe. "Estar entre el Océano Pacífico y Atlántico genera una condición y un clima muy especial" a favor del geisha panameño, señala la empresaria coreana Jungmin Lee tras la cata. (El Universo)


Más Información

Imagen Obtenida de WIX




0 comentarios
Suscríbete a nuestro Boletín Electrónico
 

Contáctenos:

  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social LinkedIn

© 2019 Paqtum Sektore