• Sectores

Dando sentido al futuro después de perder un trabajo que amas

Perder un trabajo es profundamente impactante. Es una pérdida de medios de vida: la capacidad de mantenernos a nosotros mismos y, a menudo, a nuestras familias. Pero el impacto emocional va más allá del estrés financiero. Para muchas personas, el trabajo ofrece significados y relaciones valiosas y, cuando el trabajo se realiza, con frecuencia van con él, lo que provoca nuestra vergüenza y enojo, así como el dolor por dejar a las personas, los proyectos y un lugar al que le hemos dado una gran parte de nosotros mismos.


Sin embargo, la mayoría de las personas que se ven obligadas a abandonar una carrera logran crear futuros significativos e incluso se sienten más satisfechas que antes. Esto sucede cuando llegan a un acuerdo con sus identidades interrumpidas y comienzan a ver nuevas posibilidades. A menudo, descubren partes de sí mismos que apenas sabían que existían. Y con estos descubrimientos surgen nuevas formas de entender en quién se pueden convertir y el trabajo que podrían hacer.


Sin duda, pasar de la conmoción y el dolor de la pérdida del trabajo a la esperanza de nuevas posibilidades requiere tiempo, esfuerzo e intención. Una pandemia global plantea desafíos adicionales, como congelaciones de contratación, aislamiento de las redes de apoyo y la carga de responsabilidades de cuidado adicionales. Pero también puede proporcionar el tiempo y la libertad para comenzar un proceso de cambio y crecimiento positivo.


Aquellos que crearon exitosamente nuevos futuros para sí mismos tendieron a superar su dolor y crecimiento en tres fases:


1. Regula las emociones

Es difícil pensar con claridad cuando su sistema está inundado de emoción, y hay mucho de lo que sentirse emocional en este momento. Ya sea que esté impaciente por volver a su carrera o se enfrente a las enormes incógnitas de un cambio de carrera, regular su estado emocional es un primer paso importante. Eso significa manejar tus emociones para que se vuelvan menos intensas pero no completamente adormecidas.


Puede hacer esto hablando con alguien que lo apoye, practicando la atención plena, respirando lentamente o haciendo ejercicio físico. Cualquiera de estas actividades puede reducir los niveles de cortisol y adrenalina en su cerebro que aumentan cuando el cuerpo funciona en modo de "amenaza", como lo hará para muchos en un momento como este.

Si, en cambio, eres alguien que lidia con las malas noticias al ignorarlas y mantenerte ocupado, puede ser útil darte la oportunidad de sentir tu nueva situación, incluso reconocer las emociones que están debajo de la superficie. Cuando alejamos los sentimientos, a menudo continúan llevándonos, pero simplemente fuera de nuestra conciencia.


2. Participar en la toma de sentido

Desde un lugar más regulado emocionalmente, ahora puede comenzar a descubrir qué ha sucedido, por qué y qué significa para usted. Los psicólogos llaman a esto dar  sentido. El proceso puede devolverle cierta sensación de control en su situación, especialmente si lo que le sucedió ocurre en el contexto de una crisis mucho más grande.


Ciertos tipos de sentido tienen más probabilidades de conducir a futuros positivos y crecimiento personal, mientras que otros tipos mantienen a las personas atrapadas donde están. Cuando las personas se centran en sus errores y en lo que salió mal, crean versiones disminuidas de quiénes eran, y pueden luchar para ver más allá de eso.


Por ejemplo, Peter era un baterista profesional que tuvo que renunciar a su carrera después de sufrir una lesión en el brazo que no sanó. Aunque amaba su trabajo, no podía continuarlo de la misma manera. Sin embargo, su música era tan importante para él y tan central para su identidad que luchó para pensar qué más podría hacer. Intentó enseñar, pero siguió deseando poder seguir actuando. La atención de Peter seguía centrada en lo que había perdido y su sentido de la razón. Años más tarde, seguía buscando posibles tratamientos para su condición y preguntándose por qué le había sucedido esto ruinoso. Sintió que había descarrilado la vida que debería haber vivido y que no podía imaginar un futuro positivo.


La interpretación de Peter se basó en un interrogatorio implacable, buscando explicación de lo que sucedió y participando en un pensamiento contrafactual sobre cómo las cosas podrían haber sido diferentes. Se hizo preguntas como: ¿Por qué yo? ¿De quién fue la culpa? ¿Qué debería / no debería haber hecho? ¿Cómo hubiera sido mi vida si esto no hubiera sucedido? ¿Cómo puedo volver a mi antiguo trabajo?


Cuando las personas se centran en cómo los elementos de sus experiencias e identidades anteriores pueden ser modificados y ampliados, crean la base para el crecimiento en lugar de la trampa. En mi estudio, estas personas tenían sentido de una manera que arrojaba luz sobre el valor de sus habilidades y atributos personales para un nuevo trabajo. Esto fue más fácil para aquellos que buscaban un papel como el último, pero también fue evidente en movimientos no lineales. Cuando pudieron replantear sus cualidades personales y profesionales como evidencia de su potencial para una carrera bastante diferente, surgieron nuevas posibilidades. Por ejemplo, Gordon, que era afable y era un experto en redes, se mudó de organizador de eventos a agente inmobiliario. Clara, quien reconoció su pasión por la salud y el cuerpo.


3. Experimentar e integrar

Hacer sentido es más que una forma de pensar. Gordon y Clara descubrieron sus nuevos caminos profesionales al participar en secuencias de pequeños experimentos (y no siempre deliberados) a través de los cuales crearon gradualmente nuevas vidas laborales. Estos incluían ayudar a un amigo, desarrollar un pasatiempo anterior, asistir a una charla o aceptar un papel interino. A medida que continuaban reflexionando sobre sus experiencias de estas nuevas actividades, era más probable que consideraran su transición forzada como un "catalizador" para un cambio tan necesario o un "regalo" que les abrió nuevos mundos. Además, sentían que sus identidades se habían enriquecido, fortalecido o ampliado enormemente a través de sus experiencias difíciles.


Gordon y Clara a menudo vinculaban su trabajo e identidades pasadas con su pensamiento sobre lo que les esperaba a continuación. Se hicieron preguntas como: ¿Qué aporté a ese trabajo que podría ser útil en el futuro? ¿Qué partes de mí mismo no pude usar? ¿Qué partes de mí mismo quiero desarrollar? ¿Cuánto disfruté ese trabajo? ¿Qué tan bien encajaba con las otras demandas e intereses que tengo? ¿Qué me gustaría ser diferente en mi próximo trabajo?


No necesitamos una crisis para cambiar nuestro trabajo, carrera o estilo de vida. Sin embargo, para muchas personas, uno de los mayores desafíos para lograr el cambio es crear el tiempo y el espacio de cabeza para pensarlo, y luego encontrar el coraje para dar el salto. Por todo lo doloroso de perder un trabajo, nos obliga a cambiar. Si te han despedido en este momento de desafío sin precedentes, anímate: esta puede ser una oportunidad inesperada de repensar lo que quieres y quién eres, y comenzar a construir un camino hacia un trabajo más vivificante que el que perdiste. Y al reflexionar sobre su situación y tomar medidas para ver lo que revela, puede construir una narrativa de su carrera y de usted mismo que proporcione un trampolín para sus próximos pasos. (HBR)

Más Información


0 comentarios
Suscríbete a nuestro Boletín Electrónico
 

Contáctenos:

  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social LinkedIn

© 2019 Paqtum Sektore