• Sectores

Cómo emprender en solitario

El proceso de creación de una nueva empresa suele ser algo desconocido para la gran mayoría de los emprendedores. Si, además, opta por hacerlo en solitario, el panorama se complica...

¿ESTOY PREPARADO?

Vivir de una actividad empresarial es una carrera de fondo. Los que terminan ganando no son siempre los que parten en primer lugar en los primeros metros del recorrido. Aquí, como en el deporte profesional, la confianza en uno mismo, la tenacidad y la capacidad de sufrimiento son los factores que empujan a llegar a la meta. Ahora bien, en igualdad de condiciones, son los que se preparan a conciencia y saben ejecutar mejor las técnicas quienes tienen más posibilidades de acabar entre los primeros; por eso aquellas que están más preparadas suelen tener mayores posibilidades de sobrellevar los avatares que supone crear y consolidar un negocio.


EMPRENDER PASO A PASO

Para facilitar el proceso, existen estos pasos para convertirse en autoemprendedor o emprendedor individual.


1. SIEMPRE CON UN PLAN

Todo futuro negocio, independientemente de la dimensión que tenga, debería basarse en un plan de empresa o business plan. Es la única forma de ver si verdaderamente es viable.

El plan de negocio te ayudará además a mejorar tu idea, ya que hará que te enfrentes a la realidad: las ventas, los gastos, las inversiones.... y te hará cambiar algunos aspectos que hasta que no se analizan sobre el papel no se ven claramente.


2. QUÉ, QUIÉN, DÓNDE, CÓMO Y CUÁNTO

Son las preguntas básicas que debe responder un plan de negocio. Es decir, más concretamente, debe describir la idea; presentar a la persona que va a ponerla en marcha; analizar el entorno en el que va a operar; explicar el plan previsto para lanzarla al mercado; y analizar los costes que suponen y los beneficios esperados. Cometerás fallos, seguramente, pero debes plasmar tu visión personal del proyecto. Luego, lo más aconsejable, es optar por que lo analice y te asesore un experto en temas de creación de empresa (de entre las múltiples instituciones que ofrecen ayuda) o del sector de actividad al que te vas a dirigir y ver sus posibles gastos.


3. MÉTODOS ALTERNATIVOS

Existen otras alternativas que pueda realizar el propio emprendedor, con el consiguiente ahorro de gastos. Hay otros métodos tales cómo:

  • Opiniones de expertos. Esto aporta datos muy valiosos, si bien debes hacerlo con precaución ya que corres el riesgo de que te copien la idea.

  • Observación directa. Puedes obtener personalmente información básica sobre la competencia relativa a horarios, servicios que presta, precios y personal de que dispone, etc. Otra opción, también, es vigilar la conducta de compradores y distribuidores para conocer el entorno de tu futuro negocio.

  • Censos empresariales. Estos te ayudarán a detectar empresas con servicios/productos similares al que piensas lanzar. Algunos son publicados por las Cámaras de Comercio, entre otras.

  • Mercantil. Gran parte de las empresas, las que están constituidas como sociedades mercantiles, están obligadas por ley a presentar sus cuentas anuales en este registro. En ellas encontrarás su balance y su cuenta de resultados, lo que puede servirte para analizar cuáles son las cifras económicas en las que se mueve un negocio similar al que pretendes montar.


4. CONSEGUIR FINANCIAMIENTO

Analiza todas las posibilidades de conseguir financiación y acude primero a las que creas que puedes tener más posibilidades. Pero guárdate en la manga una plan B, con otras entidades y tipos de financiación, por si éstas fallan. y apóyate de la opinión de otros emprendedores, asociaciones, cámaras de comercio, entre otras.


5. LOS TRÁMITES PARA EMPEZAR

Unas decisiones que también conviene meditar ya que el que se retrase un permiso o una licencia puede suponer que el negocio, a pesar de estar ya listo para funcionar, tenga que esperar para iniciar la actividad.



6. ¿ES TU IDEA VIABLE?

Tener una idea sobre una oportunidad de negocio suele ser el primer paso para que un emprendedor se ponga en marcha. Esta se irá puliendo y mejorando con el desarrollo del plan de empresa, pero siempre es recomendable realizar una primera valoración sobre si es realmente viable. Para ello puedes hacerte unas simples preguntas:


  • ¿Qué ventajas ofrece mi producto/servicio frente a lo que existe en el mercado? identificar aquellas por las que los futuros clientes van a elegirnos a nosotros en vez de a la competencia.

  • ¿Quiénes van a pagar por él?saber qué tipo de clientes estarán dispuestos a pagar por ellas. Y si ese público potencial es suficiente como para mantener tu negocio.

  • ¿Cómo son mis competidores? Debes conocer bien a tus ri­vales: cómo trabajan, qué precios tienen, qué aspectos de ellos te conviene in­corporar, ampliar, etc.

  • ¿Dónde voy a venderlo? Es un mercado maduro o con potencial de crecimiento.

  • ¿Cuándo voy a vender más, menos o nada? Todos los negocios tienen estacionalidad y ésta va a supeditar la necesidad de financiación.

  • ¿Cuánto tiempo y dinero tengo que invertir? Siempre se tarda más de lo previsto en abrir una empresa y un retraso pueden significar mayores gastos... y un gran tropiezo.


7. NETWORKING, EL SALVAVIDAS DEL EMPRENDEDOR

Desarrollar contactos profesionales, o hacer networking, es una actividad que te permitirá crecer como emprendedor y, sin duda, te ayudará a mejorar tu plan de negocio. Entre las múltiples ventajas que puedes obtener de ello está el poder intercambiar tus experiencias con otros emprendedores, dándote cuenta de que no estás solo y de que tus inquietudes son normales; aprender de los más experimentados y extraer interesantes consejos para aplicarlos a tu idea de negocio; o hacerte con contactos que no solo te ayudarán en la fase de lanzamiento sino cuando ya esté funcionando tu empresa.


8. LA TECNOLOGÍA, UN GRAN ALIADO

Las ventajas que aporta el uso de la tecnología a cualquier negocio está fuera de toda duda. Incluso el más modesto ahorrará tiempo y dinero y ganará en eficacia. Pero ya no se trata sólo de usar la tecnología como una herramienta que mejore y simplifique la gestión de la empresa, debe ser un factor más del proceso de negocio.


9. VIDA PRIVADA Y EMPRENDIMIENTO

Surgirán problemas, habrá tensiones, deberás coger esa llamada del móvil en medio de la cena... Es mucho mejor que, desde el primer momento, tengas claro que tu vida va a cambiar. Pero esto no tiene por qué ser malo. Al fin y al cabo, es algo que tú has elegido.


Lo racional es estar preparado y ponerse límites (a qué hora pondrás el buzón de voz en el mó­vil, por ejemplo). Hay que aprender a empatar los dos mundos, y para ello nada mejor que comunicarte con los tuyos. Cuéntales cómo te va, qué te ha pasado durante el día, tus inquietudes,... Ellos se sentirán partícipes y tú tendrás la gran ventaja de no sentirte sólo en esta aventura. (Emprendedores)


Más Información

Imagen superior obtenida de WIX



0 comentarios
Suscríbete a nuestro Boletín Electrónico
 

Contáctenos:

  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social LinkedIn

© 2019 Paqtum Sektore