Arte digital: el nuevo negocio que puede ser muy lucrativo

La pandemia y el desarrollo de las tecnologías están impulsando el crecimiento del arte digital, un nuevo formato que ha entrado en el sector pisando fuerte.

Casi todos los productos y servicios cuentan con un componente tecnológico en la sociedad de 2021. En el ámbito de la cultura, todos escuchamos nuestra música favorita en Spotify, o leemos el último libro a través de un ebook. Y, ahora, también podemos disfrutar del arte digital en nuestras casas.


Y, como en muchos sectores, este arte digital tiene al blockchain como uno de los principales exponentes. Algunos artistas están realizando las transacciones por sus obras utilizando un sistema de seguridad que tiene muchas similitudes con bitcoin, la criptomoneda más icónica del mercado, que ha experimentado un crecimiento sobresaliente durante el último año.


Esta fórmula está permitiendo a los coleccionistas comprobar que poseen una obra de arte digital única en el mundo. Además, el carácter rastreable del blockchain permite saber, en un largo periodo de tiempo, cuál es el valor actual de la obra y cómo ha ido cambiando a lo largo del tiempo, además de un registro de la propiedad más exhaustivo.


Por otro lado, esta tecnología cobra especial importancia en el arte digital. A veces, las obras que no tienen un soporte físico pueden ser objeto de copias y falsificaciones. A través de la encriptación, el coleccionista podrá comprobar en el momento si la representación que está comprando es la original o una réplica.


Pero, dejando de lado al blockchain, existen otros emprendedores que están triunfando vendiendo arte digital desde sus casas. Por ejemplo, ofreciendo diseños para camisetas, tazas o ilustraciones, que el comprador recibe en su correo electrónico para después encargarse de la impresión. En el caso de otros creadores, sus tiendas online permiten la compra directa de este tipo de productos.


El arte digital llega a las casas de subastas

La proliferación del arte digital no ha pasado inadvertida para los museos y las casas de subastas. La llegada de la pandemia paralizó por completo este sector durante la primera mitad de 2020, pero las nuevas tecnologías están permitiendo recuperar el ritmo en la compra-venta de arte un año después del primer confinamiento.


“Realizamos más de 200 subastas online, con un aumento del 261% respecto al año anterior, haciendo también récord en ventas –313 millones de dólares– por este canal”, explica María García Yelo, delegada de la casa de subastas Christie’s en España, en una reciente entrevista en Cinco Días.


En este sentido, García Yelo enumera las iniciativas que han acercado a un mercado tradicional al arte digital: “la fotografía en superzoom, los vídeos en 360 grados, el enriquecimiento del contenido complementario sobre obras y autores; facilitar la puja online en todas las ventas y categorías, las exposiciones a través de nuestra web, adaptar el calendario a las distintas circunstancias… Han posibilitado que los clientes pudieran conocer las obras en las mejores condiciones posibles y su reacción ha excedido nuestras expectativas”.


La suma de los museos y las casas de apuestas al arte digital son una buena muestra de otro sector que necesita la tecnología para seguir vivo. Aunque, como hace varios siglos, lo importante aquí es lo que las obras cuenten al público. Emprendedores

Entradas Recientes

Ver todo
Suscríbete a nuestro Boletín Electrónico
 

Contáctenos:

  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social LinkedIn

© 2019 Paqtum Sektore