¿Qué figura retórica utiliza Rexona en su eslogan ‘No te abandona’? ¡No respondas si no sabes! Reportaré a quien no me conteste correctamente

¿Qué figura retórica es el eslogan de Rexona «No te abandona»? Si no saben, no respondan. Reporto al que no me conteste bien

Cuando pensamos en publicidad, una de las primeras cosas que nos viene a la mente son los esloganes de las marcas. Estas frases cortas y pegajosas son una forma de capturar la atención del consumidor y hacer que la marca sea recordada. Uno de los esloganes más populares es el de Rexona: «No te abandona». Pero, ¿qué figura retórica se utiliza en esta frase?

Para responder a esta pregunta, es importante entender qué es una figura retórica. Las figuras retóricas son recursos lingüísticos utilizados por los escritores y oradores para dar énfasis a su mensaje y hacerlo más memorable. Pueden ser metáforas, comparaciones, aliteraciones, entre otras.

En el caso del eslogan de Rexona, la figura retórica que se utiliza es la antítesis. La antítesis es una figura retórica que consiste en oponer dos ideas o conceptos para crear un contraste. En este caso, la idea de «abandonar» se opone a la de «no abandonar». La frase «No te abandona» se convierte así en un eslogan memorable y efectivo, ya que transmite la idea de que Rexona es una marca en la que se puede confiar, incluso en situaciones de estrés y movimiento.

Además, el eslogan de Rexona utiliza otra figura retórica: la repetición. La repetición es una figura retórica que consiste en repetir una palabra o frase para dar énfasis al mensaje. En este caso, la repetición de la palabra «no» enfatiza la idea de que Rexona no abandona al consumidor.

En conclusión, el eslogan de Rexona «No te abandona» utiliza la figura retórica de la antítesis para crear un contraste entre la idea de abandonar y la de no abandonar, lo que lo hace memorable y efectivo para transmitir la confianza que la marca quiere transmitir. Además, la repetición de la palabra «no» enfatiza aún más esta idea.