5 Poemas Románticos de Ocho Estrofas para Enamorarte

Los poemas románticos son una manifestación artística que ha cautivado a la humanidad desde hace siglos. En esta ocasión te presentamos una selección de 5 poemas de ocho estrofas que han dejado huella en la historia de la literatura.

1. «Rima XLIII» de Gustavo Adolfo Bécquer

En este poema, Bécquer nos muestra su habilidad para crear imágenes muy vívidas y emocionales. La obra está llena de simbolismo y metáforas que invitan al lector a reflexionar sobre el amor y la vida. La octava estrofa, en particular, es un ejemplo de la delicadeza y sensibilidad que caracterizan al autor:

¡Qué hermoso es ver el día

coronado de fuego levantarse,

y a su beso de lumbre brillar las olas

y el último confín de la tierra!

… Pero más hermoso aún es amarte

y ser correspondido.

2. «Don Juan Tenorio» de José Zorrilla

Esta obra de teatro es un clásico de la literatura española. En ella, Zorrilla nos presenta a un personaje seductor y libertino que se enamora de una mujer noble y virtuosa. El poema que destacamos a continuación muestra la pasión que siente el protagonista por su amada:

¡Oh qué dulce y fresca corriente

que en esta selva suena,

en cuyos verdes ramos tiende

el sol su luz serena!

… Y a ti, mi bien, ¿qué he de decirte?

Tú eres mi gloria, tú eres mi encanto,

tú eres mi cielo, tú eres mi infierno,

tú, mi alma, mi vida, mi ser.

3. «El sueño» de Rubén Darío

En este poema, Darío nos muestra su habilidad para crear una atmósfera onírica y mágica. La octava estrofa, en particular, es un ejemplo del estilo exquisito y refinado del autor:

El ancho mar de la noche estrellada

en su misterio y su silencio hondo,

se mece como un vasto campo de amapolas

que el viento agita con su soplo blando.

… Y en el oscuro azul del firmamento

las estrellas parecen temblar,

y una música dulce y soñolienta

por el espacio se va a vagar.

4. «Volverán las oscuras golondrinas» de Gustavo Adolfo Bécquer

En este poema, Bécquer nos presenta una visión melancólica y nostálgica del amor. La octava estrofa, en particular, es un ejemplo del lirismo y la sensibilidad que caracterizan al autor:

Volverán del amor en tus oídos

las palabras ardientes a sonar;

tu corazón, de su profundo sueño

tal vez despertará.

… Y aún más, ¡oh idolatrada!,

aunque tú no me quieras,

yo te seguiré amando,

y aún más, y aún más te amaré.

5. «La canción del pirata» de José de Espronceda

Este poema es una de las obras más célebres del Romanticismo español. En él, Espronceda nos presenta a un pirata que busca la libertad y el amor en los mares. La octava estrofa, en particular, es un ejemplo del estilo épico y apasionado del autor:

Que es mi barco mi tesoro,

que es mi Dios la libertad;

mi ley, la fuerza y el viento,

mi única patria, la mar.

… Allá muevan feroz guerra,

ciegos reyes por un palmo más de tierra;

que yo aquí tengo por mío

cuanto abarca el mar bravío,

a quien nadie impuso leyes.

Conclusiones

Los poemas románticos de ocho estrofas nos muestran el poder de la palabra y la capacidad del ser humano para expresar sus sentimientos más profundos. En estas obras podemos encontrar la belleza, la pasión, la melancolía y la libertad que caracterizan al movimiento literario del Romanticismo. Esperamos que esta selección de poemas te haya resultado interesante y te haya permitido disfrutar de la poesía en su máximo esplendor.